¡BASTA!

¡BASTA!

Defensa y Justicia volvió a entregar el partido ante un rival directo y de los peores del torneo y sigue perdiendo contra todos los que pelea la permanencia. Esta vez fue 3-1 ante el pobre Crucero del Norte. Flores no le encuentra el rumbo al equipo, perdió todo lo que disputó, y jugadores como el Tano Vella hipotecan los partidos haciéndose expulsar cuando faltaba casi un tiempo. La situación es desesperante, van 9 sin ganar, 4 derrotas seguidas, y si esto sigue así el equipo va rumbo al descenso. No va más.

fotos-Crucero-Defensa_OLEIMA20150522_0167_8

Ya lo decíamos en la previa del partido. Siempre «hoy hay que ganar, hoy hay que ganar» y después siempre es lo mismo. Este equipo parece no poder ganarle ni a once conos del otro lado de la cancha. Ahora el que se aprovechó fue Crucero del Norte, equipo que tiene escasos años de vida, que pelea por sumar sus escasas unidades y venía de ser goleado 5-2 por Unión. Todos se recuperan con nosotros. Si necesitan puntos, ahí está Defensa. Ya son 9 partidos sin ganar, son 4 derrotas consecutivas, Flores, al que ya hay que recaerle en responsabilidades en las derrotas porque las tuvo, no le encuentra rumbo a esto y el equipo si sigue así se va derechito al descenso. Se está mandando solo. No son los rivales. Ya cansa ver arrastrarse al equipo partido a partido.

8 goles. Esa fue la cantidad de tantos que recibió Defensa en estos tres partidos que dirigió el Turu Flores. En los 10 partidos que había dirigido Franco, a Defensa le habían metido 10 goles. Obviamente, algo mal hay en el planteo del técnico. Hoy puso a Vella en lugar de Tonetto en el once titular, algo que nadie entendió, Vella venía de meses sin jugar y Tonetto lo había hecho bien en los dos que jugó y, como nos comentó, estaba recuperado del golpe que recibió. ¿Resultado? Vella se hizo expulsar con una patada vehemente, indiscutible. Indefendible e inentendible. Sí, Laverni nos cagó, pero no en esa. A partir de ahí, se quebró el partido.

fotos-Crucero-Defensa_OLEIMA20150522_0169_8

Otra: a los gritos pedíamos a Favio Álvarez de titular: hoy, si el equipo tuvo claridad en ataque en algún momento, fue gracias a él. Pero el DT prefirió bancar a un intrascendente Busse que, por más gana que le ponga, no rinde de enganche. ¿Tres partidos para darse cuenta de esto? ¡Se veía a las claras! Después puso a Acevedo por Juárez, buscando vaya uno a saber qué. Flores vino para conseguir resultados urgentes. No los está consiguiendo, y los números lo están hundiendo junto con Defensa en los promedios.

Hoy, si bien puede decirse que en el primer tiempo Defensa jugó un poquito mejor que Crucero, teniendo hasta chances para lograr la apertura, en el segundo se quedó un poco. Y se terminó de entregar cuando Vella se hace expulsar. Antes, Arias había hecho un penal infantil que Álvarez había estrellado en el travesaño. Igual estaba escrito que otra vez Defensa terminaría hipotecando puntos.

Crucero se aprovechó del hombre de más, y metió goles. El primero en una fina posición adelantada. Faccioli lo empató transitoriamente, pero después llegó la lógica: Crucero lo liquidó.

Es verdad, Laverni nos cagó un poco: además del gol en posición adelantada, no le cobró un penal similar al arquero de Crucero que le cometió a Julio Rodríguez. Después lo que todos vimos, sufrimos y lloramos. Un equipo que se arrastra cancha por cancha, y que parece no ganarle a nadie.

Si realmente no entendemos cómo jugar esta categoría, nuestro rumbo es la «B» Nacional. El técnico se nota que, al igual que Franco, todavía no lo entiende. Si no nos despertamos y nos damos cuenta de lo que es la Primera, nuestro destino está cantado. Ya no hay más tiempo, ya no va más. Si no hay un volantazo urgente, ya sabemos lo que va a pasar.

fotos-Crucero-Defensa_OLEIMA20150522_0175_8

Comentarios