Defensa demolió 5-1 a Argentinos en La Paternal y se ilusiona con pelear la zona hasta el final

Defensa demolió 5-1 a Argentinos en La Paternal y se ilusiona con pelear la zona hasta el final

El Halcón de Varela sigue volando alto en el torneo y esta vez vapuleó 5-1 a Argentinos Juniors como visitante y continúa a 3 unidades del líder Lanús, que ganó su compromiso ante Newell’s por 3-0. Tres goles de Bordagaray, uno de Cardona y uno en contra fueron los autores de los tantos del equipo más goleador del campeonato.

 

En Varela todo es ilusión. Es que, por primera vez desde el ascenso, Defensa y Justicia ya hilvanó cuatro triunfos consecutivos y se afianza entre las primeras ubicaciones del campeonato en la zona 2. La víctima esta vez fue Argentinos Juniors, que sufrió en carne propia el poder ofensivo de los dirigidos por Holan, fue 5-1 y su técnico Carlos Mayor renunció luego de la paliza. Primer hat trick de la temporada para Fabián Bordagaray, que ahora se convierte en el goleador del torneo con 7 tantos y Defensa suma 18 goles en 6 partidos, con un promedio de 3 gritos por encuentro. Un promedio de campeón. Aunque falta mucho y hay que estar tranquilos, porque faltan 10 partidos y es un trecho largo.

Pero, más allá del resultado, el partido tuvo muchos tramos. No la pasó tan bien Defensa durante los 90′. Hubo momentos de zozobra donde parecía que, cuando iba ganando 2-1, se lo empataban. Es que al inicio, era todo de Defensa: buen juego, posesión de balón, toqueteo, lo que le gusta a Holan. Pero no podía abrir el marcador. Promediando la primera etapa, los goles llegaron uno tras otro, ambos de pelota parada: dos tiros libres de ubicación similar, recostados por el sector derecho del ataque, en tres cuartos cancha; centros al área y primero Tomás Cardona, que debutaba como titular, y después Kevin Mac Allister en contra, ponían el 2-0 en una ráfaga de minutos. En un error defensivo, Batallini anticipó un pase atrás, robó por el sector izquierdo a Rafael Delgado, metió el centro y Zelaya la empujó con el pecho para descontar.

El gol no amilanó a Defensa, que no sintió para nada el cachetazo y siguió dominando y teniendo chances que no pudo capitalizar. Y sobre el final, una infracción en el área a Cardona, penal, ejecutó Rafael Delgado y Camilo Vargas le adivinó el palo y se quedó con el tercero de Defensa. Los equipos se iban al vestuario con la victoria parcial 2-1 para Defensa. Resultado corto y mentiroso para ese entonces, porque el Halcón mereció, al menos, uno o dos goles más.

En el segundo tiempo todo cambió, porque Argentinos fue con todo en busca del empate, le sacó la pelota a Defensa y, si bien no generaba jugadas de riesgo, lo tenía acorralado al Halcón y no le dejaba desplegar su juego. Fueron los peores momentos de los dirigidos por Holan en el partido. Fue ahí cuando se sintió, por ejemplo, la ausencia de Fredes: faltaba ese jugador que hiciera la pausa y administrara el balón con sabiduría.

Aún así, Defensa se las rebuscó para impedir que Argentinos llegara con claridad al arco. De esa forma, nunca estuvo cerca del empate. Pasada la media hora del segundo tiempo, en un pelotazo de Arias, Chicho Stefanelli robó el rebote, dejó un hombre en el camino y metió el pase al medio para que entre Bordagaray por el segundo palo y empuje a la red para el 3-1. Cuando la pasaba mal, aparecieron las individualidades y resolvieron el partido.

Luego del gol, el Bicho se descontroló y Defensa lo aprovechó para golearlo. Primero con una escapada por derecha de Damián Martínez, que el arquero Camilo Vargas lo detuvo con infracción (que era para roja por detener una ocasión manifiesta de gol pero Pompei solo amonestó) y Borgaray, esta vez encargado del penal, cambió por gol pateando al medio del arco para poner el 4-1.

Sobre el final, un pase largo de Andrés Ríos para una corrida de Bordagaray, que escapó de la marca y ante la lejana salida del arquero, lo dejó en el camino y definió con el arco vacío para meter el quinto. Paliza, goleada y alegría en Florencio Varela.

El Halcón goleó de visitante y quién le quita la ilusión. Es que ya hilvanó cuatro victorias consecutivas, dos de local y dos de visitantes, y sigue prendido en el lote de arriba y comienza a olvidarse de la tabla de los promedios. No es puntero porque Lanús también está ganando. Pero jugando así, el equipo de Ariel Holan tiene con qué para pelear la zona hasta el final.

Comentarios