LA COLUMNA DEL SEÑOR X: «De terror»

LA COLUMNA DEL SEÑOR X: «De terror»

MRX1

En mi primer columna, debut absoluto en la página, no voy a hablar del partido, porque me parece que en la nota anterior ya está todo dicho. Yo también me fui con el culo lleno de preguntas a mi casa, agotado por el viaje y muy caliente por el resultado. En este caso quiero hablar del trato que recibimos en Argentinos.

Todo mal. Para empezar, teníamos que entrar por Boyacá y nosotros veníamos de Boyacá y Juan B. Justo. Nos hicieron dar toda la vuelta a la cancha al pedo porque no nos dejaban seguir derecho una cuadra para entrar. ¿Por qué? No sé. Ya habíamos arrancado mal la noche.

Acá estábamos los periodistas partidarios de Defensa.
Acá estábamos los periodistas partidarios de Defensa.

Aún más desagradable fue la sorpresa cuando al entrar nos encontramos rodeados de hinchas de Argentinos, sin siquiera un pupitre donde apoyar nuestras cosas. Peor aún fue que nos encontramos con los colegas que filman los partidos de Defensa, Miguel Andrada y Martin Figarí, sentados ahí, diciéndonos que no los dejaron filmar porque no tenían lugar alguno para hacerlo. NI UNO. Raro, porque esa cancha es enorme.

Además miramos hacia el otro lado, donde estaban las cámaras de Fútbol Para Todos, en la tercer bandeja, y estaba completamente vacía. ¿Tanto costaba mandarnos allá?

Nótese la tercer bandeja. No había nadie, sólo las cámaras de FPT. Y a nuestros colegas no los dejaron filmar.
Nótese la tercer bandeja. No había nadie, sólo las cámaras de FPT. Y a nuestros colegas no los dejaron filmar.

Y para culminar esa mala noche, a los dirigentes y allegados de Defensa, que estaban en la única tribuna que hay atrás de un arco, los echaron de la cancha faltando 10 minutos para que termine el partido. Nosotros a lo lejos veíamos como gesticulaban mostrando que el partido todavía no había terminado. Pero no, los rajaron a todos antes de que termine el partido.

DSCN4311
La policía desalojando la tribuna.

Y eso fue lo que pasó. Del partido no voy a hablar… Por lo menos por ahora.

Ahí se ven.

 

Comentarios